guardianes del ambiente.png

Tu Compromiso con nuestros “Guardianes del ambiente” nos importa mucho

Discapacidad del desarrollo es un término  amplio que engloba a la discapacidad intelectual, la parálisis cerebral, los trastornos del espectro autista y otras condiciones de discapacidad bastante relacionadas con la discapacidad intelectual

 Las personas con discapacidad intelectual tienen limitaciones a nivel intelectual y a la hora de mostrar conductas adaptativas, lo que implica que sea más complicada la interacción con un entorno generalmente poco adaptado a las mismas.

Limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa que se manifiesta en habilidades adaptativas conceptuales, sociales, y prácticas.

La variedad ambiental en la que se desarrolla cada persona determinará, en parte, tanto la adaptación o el ajuste como los apoyos que necesitará en cada caso, a lo largo de su vida.

La discapacidad intelectual se caracteriza por déficits en el funcionamiento intelectual de la persona, tales como: Dificultades en el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación, el juicio, el pensamiento abstracto, en la toma de decisiones, en el aprendizaje académico catedrático y en el aprendizaje a partir de la experiencia.

La discapacidad intelectual se caracteriza por déficits en el comportamiento adaptativo que conducen a dificultades en la consecución de estándares sociales y culturales, problemas de autonomía personal y responsabilidad social. Es decir, las personas con discapacidad intelectual necesitan apoyo o ayuda en el desempeño de muchas de las actividades de su día a día en entornos como el hogar, la escuela, el trabajo y la comunidad, donde suelen presentar problemas de comunicación o participación social.

Dificultades a nivel conceptual o académico: Es decir, les cuesta realizar tareas que implican memoria, atención, lenguaje, lectura, escritura, razonamiento matemático, adquisición de conocimientos prácticos, capacidad de resolución de nuevos problemas, y en el procesamiento de la información, etc. Su capacidad atencional es limitada.

Dificultades en el dominio social: Poca conciencia de sus pensamientos, sentimientos y experiencias con los demás. Poca conciencia de la empatía, las habilidades para la comunicación interpersonal, la habilidad para socializar y hacer amigos, etc.

Dificultades en el dominio práctico: Relacionado con el grado de aprendizaje y cómo la persona incorpora la gestión autónoma en las distintas situaciones de la vida, como podría ser, su cuidado personal, la responsabilidad real del trabajo, el manejo genuino del valor dinero, el manejo del ocio, la organización de tareas relacionadas al estudio o el control adecuado del comportamiento.

El razonamiento típico de las personas con discapacidad intelectual puede identificarse con características de los periodos más primarios de pensamiento.

Las personas con discapacidad intelectual presentan entre 3 y 4 veces más trastornos mentales, neurológicos, médicos y físicos que la población general.

Lo más comunes son los trastornos del estado de ánimo, la esquizofrenia, los trastornos de ansiedad y las alteraciones del sueño

Cabe mencionar las alteraciones de conducta como otro de los problemas generalmente asociados a la discapacidad intelectual y que pueden ser consecuencia de varios factores: como el malestar producido por la dificultad para comunicarse o expresar sus deseos y necesidades personales, los problemas emocionales relacionados a su vez con la exclusión y la discriminación social o, simplemente, como una forma de expresar o comunicar aquello que no pueden transmitir de otra manera.

Esta dificultad para expresarse puede deberse a un vocabulario limitado y básico, a alteraciones del lenguaje, a un inicio tardío del habla o ausencia temprana de lenguaje; hiperactividad y déficit de atención, timidez extrema o estereotipias frecuentes como aleteos o mordida de manos.

La persona con discapacidad intelectual leve  obtiene puntuaciones de Coeficiente Intelectual  de entre 40 y 50

 ( recordemos que la puntuación media de la población general se encuentra entre 90 y 110).

La persona con discapacidad intelectual leve tiene afectado el dominio conceptual a nivel de pensamiento abstracto, la flexibilidad cognitiva, el ejercicio eficiente de la memoria  y el uso funcional de las habilidades académicas como comprender textos o comprender el valor genuino del dinero.

En cuanto al dominio social y en comparación con sus iguales, aparece inmadurez en las interacciones sociales y aumenta el riesgo de ser manipulado.

Por último, respecto al dominio práctico, necesita algún apoyo para completar tareas complejas de la vida diaria, siendo  necesario que otros tomen algunas responsabilidades de dicha persona por lo que cuentan con tutores para  firmar un consentimiento informado

A pesar del conocimiento que hay actualmente, de los avances médicos y los esfuerzos por favorecer una detección lo más precoz posible, lo cierto es que, en muchos de los casos, las causas concretas de la discapacidad intelectual son desconocidas.

 ¡Gracias por comprender!

 

Bibliografía:

Verdugo M.Á., Guillén, V.M. y Vicente, E. (2014). Discapacidad intelectual. En L. Expeleta y J. Toro (Eds.) Psicopatología del desarrollo (pp.169-190). Madrid, España: Pirámide

Guía para padres de FEAPS: No estás solo. 3ª edición.